sábado, 19 de enero de 2008

Zapatero y Rajoy en Twitter

Todo el mundo habla del debate entre Rajoy y Zapatero en Internet, cuando ya están las fechas para los encuentros entre los dos líderes. Desde luego, la idea de 20 minutos, de la que ya hablé aunque sucintamente, me parece más que buena, pero ¿alguien lo ve factible?


¿De verdad alguien cree firmemente que los líderes de los partidos políticos mayoritarios en nuestro país se pondrán enfrente del ordenador a contestar preguntas vía Twitter?

A mí, sinceramente, me cuesta creerlo, sobre todo teniendo en cuenta que casi les cuesta ir a la televisión. ¡Imagínense enfrentarse a una horda de ciudadanos cargados con sus mejores preguntas para ponerlos a prueba!


A pesar de todo, me gustaría que me contradijesen, que de aquí a unos días, alguien me dijese: "Te equivocaste, se hará. Zapatero y Rajoy estarán en Twitter, y podremos preguntarles nosotros directamente".

Por otra parte, Twitter me parece un medio demasiado complicado para un debate. Por ejemplo: si yo tengo una pregunta que considero trascendente para mi decisión sobre el voto que emitiré el próximo 9 de marzo, no quiero que Zapatero o Rajoy, me contesten con 140 palabras. Pero también es verdad que, en el caso de darse el mencionado cibrdebate, sería el mejor medio para hacerlo. Con un poco de suerte, la gente comenzará a valorar de nuevo la oratoria y le dará el valor que le corresponde a los argumentos, teniendo en cuenta que, en un medio como Twitter, los políticos sólo dispondrán del arma de la palabra. Incluso, podría ser el fin de la demagogia.

Demasiado bueno para ser verdad.

2 comentarios:

Susana dijo...

Tienes un blog muy interesante y una manera muy audaz, a la par que atractiva y narcotizante, manera de escribir y expresarte.

Sinceramente, un debate entre esos dos pájaros sería muy espectacular, pero creo que va a ser raro que coincidan en algún momento.

Saludos!

Amy dijo...

Gracias, Susana! A ver si hay suerte y la propuesta del debate en internet se lleva a cabo, pero como ya he dicho, yo no tengo mucha esperanza...